Dana Dearmond, la evolución (fail?)

Dana Dearmond, ¿la evolución? Más de 15 años en la industria del porno dan, a esta actriz porno, toda la entidad necesaria para hacer lo que le dé la gana. Más de 1000 películas rodadas le confieren la experiencia necesaria de aquel que no tiene que dar explicaciones de porque hace las cosas como las hace. De todas formas, de un tiempo a esta parte, parece que la actriz, otrora poseedora de un cuerpo y una estética muy naturales, se ha empezado a convertir en la típica Barbie siliconada.

Aún recuerdo aquella época en la que sus pechos pequeños, pero preciosos, carecían de un ápice de silicona. Para gustos colores, pero a mí siempre me ha gustado esa relación pecho trasero en la que este último gana por goleada en tamaño. Entiendo perfectamente que este mundillo se basa en la estética y el gran público demanda voluptuosidad a raudales, exigencias del guión.

Respecto a la obra de Dana, debo decir que no falta de nada. Ha trabajado para las mejores productoras y con los mejores actores. Ha realizado casi todas las prácticas que te puedas encontrar en las categorías de cualquier página web. Dana ha destacado por su facilidad para el anal, sobre todo el interracial, del cual tiene infinidad de escenas.

Sin embargo, para mí, esta evolución física de Dana, ha sido para peor, se ha convertido en una MILF de grandes pechos más, perdiendo aquel brillo natural de hace años. Por eso no creo que la evolución de Dana Dearmond sea positiva, pero ojo, esto no evitará que siga disfrutando del buen hacer de esta increible mujer.

Os comparto una de sus últimas escenas

Comparte nuestro contenido en Twitter o envíaselo a un amigo por Whatsapp

Manu

He venido a surtirte del mejor material para esas pajas culturetas. Deja algún comentario, estaré encantado de debatir sobre porno y sexualidad contigo.

Ver todas las entradas de Manu →