Angel Emily y Sasha Rose comparten a Mike Angelo

Angel Emily y Sasha Rose comparten al francés, Mike Angelo, en la última escena de Tushy. Todo un despliegue de dildos de todo tipo y sexo anal. Muy en la línea de la pareja francesa.

Aún hace poco que hablábamos de Sasha Rose en este blog. La rusa parece seguir su periplo por las mejores productoras, aunque esta vez la realización de la escena ha sido en Europa. La productora Tushy ha decidido contar con ella tras su última escena grabada para TushyRaw, en la que también ha coincidido con el francés Mike Angelo. En esta nueva escena, Sasha sigue demostrando su facilidad para la práctica del sexo anal. Algo que parece ya una constante en su carrera.

A Angel Emily ya la echaba de menos. Las grabaciones caseras de ella y de Mike siempre sirven para un apaño, pero yo soy un “cinéfilo” empedernido. La recreación de situaciones fantásticas o el hecho de que haya un mínimo de guion, le aporta a la escena el punto cinematográfico que yo necesito para mis pajas. Llamadme raro, pero el gonzo y el porno amateur están bien para una paja rápida, pero el saber que alguien se ha tomado el trabajo de producir y editar una escena, hace que mi imaginación vuele. Angel demuestra tener una química especial con su marido, algo que le añade un plus de morbo a cualquier escena que cuente con ellos dos.

En la escena que os traigo hoy, Mike y Angel interpretan a una pareja adinerada que decide salir en busca de alguien con quien compartir sus intimidades más profundas. Tras recorrer la ciudad en su deportivo, encuentran a Sasha. Esta decide acompañarlos. El resto de la escena es un intercambio de posturas y un montón de sexo anal en un trío maravilloso. Que la disfrutéis.

Os dejo la escena de porno gratis de Angel Emily y Sasha Rose

Comparte nuestro contenido en Twitter o envíaselo a un amigo por Whatsapp

Manu

He venido a surtirte del mejor material para esas pajas culturetas. Deja algún comentario, estaré encantado de debatir sobre porno y sexualidad contigo.

Ver todas las entradas de Manu →