Abella Danger en una parodia de Brazzers

Abella Danger en una parodia sobre el ASMR en la productora Brazzers. Comparte protagonismo de la escena con Scott Nails y con un micrófono.

Abella Danger cada vez sale más en mi blog, supongo que eso se debe a algo. Por supuesto que sí, Abella Danger es la actriz del momento, destacando por encima de todas sus compañeras en la industria del porno. Esto se debe a un físico portentoso, con un culo redondo y respingón, una cara con mucha personalidad, un desempeño sexual como pocas en este mundillo y una lascivia y lujuria descomunales que no dejan indiferente a nadie. Toda una combinación de actitudes aunadas en una única mujer que es conocedora de su éxito y le está sacando todo el provecho que puede

En la escena de hoy, la actriz participa de una parodia de Brazzers sobre el ASMR. El ASMR (del inglés Autonomous Sensory Meridian Response) es una respuesta involuntaria del cuerpo ante estímulos sonoros o visuales, que provocan hormigueo en la piel, generalmente en la nuca y en la parte superior de la espalda. Después de la clase de ciencia, a lo que íbamos. En la escena, Abella Danger está imitando a las youtubers que realizan esta práctica para hacer que miles de personas duerman plácidamente, pero en su caso provocando el efecto contrario. Le echa una mano en esta tarea el actor Scott Nails. El tatuado actor da buena cuenta del culo de Abella, algo habitual en casi todas sus escenas, dándole un auténtico repaso de sexo anal. En la cinta también hay una buena cantidad de chorros, el squirt es otra de las habilidades de Abella. Se puede decir que no tiene reparo alguno en demostrar su nivel de implicación en cada escena. Que la disfrutéis y quedaos en casa.

Os dejo la escena de porno gratis de Abella Danger para Brazzers

Comparte nuestro contenido en Twitter o envíaselo a un amigo por Whatsapp

Manu

He venido a surtirte del mejor material para esas pajas culturetas. Deja algún comentario, estaré encantado de debatir sobre porno y sexualidad contigo.

Ver todas las entradas de Manu →